Banda de Imagen

Color

El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante utiliza constantemente el simbolismo para transmitir información clave para la película. Es en el color donde quizá se encuentra esto de forma más clarividente y se muestra el gusto evidente de Greenaway por la pintura y el cromatismo más extremo.

Peter Greenaway, entre otros autores, ha encontrado en el color la posibilidad de influir directamente en el personaje o en la historia. En esta película se usa el color expresivamente y no tanto miméticamente, recibiendo gran carga connotativa y aprovechando los valores simbólicos, antropológicos y psicológicos convencionales en la sociedad. De esta manera, el color influye directamente en el personaje, la historia y la percepción de ésta por los espectadores. La atmósfera que envuelve la escena del restaurante es pesada y la escenografía y el vestuario nos informan de que en ese lugar se propiciarán las pasiones más intensas: el amor, el odio y la venganza. Greenaway juega con la transmisión de información mediante el color, según los sentimientos a los que se quiera aludir y lo hace con gran maestría pues cambia de colores (des de la decoración hasta el vestuario) según el lugar en el que se encuentre la acción y lo hace de manera que acaba pasando desapercibido.

Otros ejemplos de películas con un peso relevante en el papel del color son Ronda nocturna (Nightwatching, 2007), Terciopelo azul (Blue Velvet, 1986), La ciencia de los sueños (Le science des rêves, 2006), Los duelistas (The Duellists, Ridley Scott, 1977), Hair (Milos Forman, 1979), Frida (Julie Taymor, 2002), Un hombre soltero (A Single Man, Tom Ford, 2009).

Azul en las duras escenas exteriores del aparcamiento del restaurante, simbolizando la frialdad y la falta de sentimientos.

Verde en su determinación de huir juntos los amantes por la cocina y simbolizando la esperanza.

Rojo en las escenas del comedor con el grupo de Richard mortificando a Georgina y simbolizando el mismo infierno.

Blanco en el primer encuentro de los amantes en el baño y simbolizando lo puro y el cielo.

 

Formato

El formato que encontramos es panorámico. Esto facilita las grandes composiciones en las que hay mucha gente, como las escenas en las que están comiendo y aparecen todos sentados en la larga mesa rectangular.

Este formato va muy acorde con el estilo barroco que domina la película porque permite crear composiciones similares a cuadros vivientes.

 

Fotografía

La fotografía, obra de Sacha Vierny, muestra el entendimiento entre éste y Peter Greenaway y nos hace partícipes de la visión que estos dos personajes tienen del arte. En general podemos decir que los elementos visuales y la iluminación están claramente inspirados en el barroco.
Ante todo hay que tener en cuenta que la obra ha estado rodado por completo en estudios. Cuando se abre el film se nos muestran unas imágenes en las que vemos las estructuras que sostienen los decorados (lo que nos remite a dos obras de Fellini Casanova y Y la nave va…).
Los movimientos de cámara cambian en esta película en relación con algunas anteriores como The FallsEl contrato del dibujante o El vientre del arquitecto (curiosamente en las dos primeras el director de fotografía no fue Vierny). En estas Greenaway tendía a acercarse al montaje de Eisenstein, repleto de planos fijos con fuerte carga alegórica. En el film que estamos analizando se descubre como un virtuoso de la plástica cinematográfica. El largometraje está rodado en un gran escenario que representa 3 lugares: el comedor de un restaurante, la cocina y la calle de entrada, cada uno con un color predominante distinto: rojo, verde y azul respectivamente. Estos tres espacios se nos muestran a partir de travellings laterales desde el punto de vista del espectador, dotando a la obra de un aire teatral.
Únicamente se fragmenta el montaje cuando el realizador rueda con su habitual plano perpendicular al primero para hacer travellings frontales de acercamiento o alejamiento al retratar la entrada de las comidas.
La composición de las escenas está cargada de simbolismos y se muestran todas las filias de Greenaway (el ahogamiento, el juego numérico, la comida, las conspiraciones, los vouyeur, los desnudos, el sexo, el asesinato cruel…) tal y como acostumbra a hacer en todas sus obras.
La fotografía se caracteriza por los grandes contrastes entre iluminaciones muy potentes y oscuridades totales (muy del estilo de Sacha Vierny), colores fuertes. Los personajes son el elemento central de todas las composiciones. A veces los encontramos superpuestos, a veces conectados, agrupados como si constituyeran a su vez un ente complejo compuesto de partes autónomas que se confunden con los enormes decorados por los que se pasean.
Anuncios